¿Qué es una bronquiolitis?

 

Es una infección vírica que afecta a niños menores de dos años y se manifiesta con dificultad para respirar y, a veces, ruidos de “pitos” en el pecho. Generalmente, se inicia con tos y mucosidad nasal. Después de 3-4 días aparece la dificultad respiratoria por la inflamación de las vías respiratorias (bronquiolos). El niño puede estar irritable, comer menos y presentar fiebre.

 

El virus que causa la bronquiolitis más frecuentemente es el VRS, virus respiratorio sincitial. Este virus, en nuestro medio, es más frecuente de noviembre a marzo. La mayoría de los niños se contagian por este virus los primeros años de vida, pero sólo algunos presentan una bronquiolitis. La mayoría de los niños que presentan bronquiolitis tienen un cuadro leve y sólo algunos tienen que ingresar en un hospital.

 

¿Es necesario alguna prueba complementaria?

 

No, sólo en caso de sospecha de otras patologías o que la evolución no sea la esperada se realizarán pruebas complementarias como radiografías y análisis de sangre y orina

 

¿Cuál es el tratamiento?

 

En la actualidad no existe ningún tratamiento que cure la bronquiolitis, suele durar de  7 al 14 días y algunos síntomas como la tos puede persistir hasta 4 semanas. Sin embargo sí se puede ayudar a que el niño esté más confortable con lavados nasales, sobre todo si la nariz está obstruida, elevar el cabecero de la cuna, fraccionar las tomas ( darle menos cantidad de alimento más veces al día) y administrar antitérmicos en caso de fiebre. Espere a administrar otro tipos de medicamentos cuando se lo indique su pediatra.

 

¿Cuáles son los motivos para ingresar a un niño con bronquiolitis?

 

Necesita oxígeno, respira cada vez peor ( respira rápido o se le marcan las costillas al respirar) , tiene mal estado general, vomita o casi no come o se pone pálido o morado. Los niños con enfermedad de base como cardiopatías, displasia broncopulmonar o antecedente de prematuridad, enfermedad neurológica o los lactantes muy pequeños menores de 3 meses pueden necesitar con más frecuencia observación hospitalaria.

 

¿Qué medidas puedo llevar a cabo para facilitar la prevención?

 

No exponer al niño al humo de tabaco, el lavado frecuente de manos si estamos expuestos a infecciones y que el niño esté correctamente vacunado (calendario vacunal CAM). A algunos niños con enfermedades de base o aquellos con factores de riesgo de padecer una bronquiolitis grave, como los grandes prematuros, se les administra intramuscularmente un anticuerpo contra el VRS en el hospital, de forma mensual durante los meses de otoño-invierno y se recomienda que extremen las medidas preventivas (incluyendo que eviten guardería en algunos casos durante los dos primeros años de vida).

 

María Penín Antón.

 

Coordinadora del Grupo de Pediatría de Neumomadrid.

 

Médico Adjunto de Pediatría. Hospital Universitario Príncipe de Asturias.

 

Deja un comentario

Popup por defecto